image

La vida en continuo movimiento. Las acciones y situaciones que ocurren a lo largo de nuestra existencia, nunca dejan de pasar.

Las agujas del reloj jamás dejan de moverse. El tiempo vá transcurriendo y cada captura del tiempo presente se esfuma en un abrir y cerrar de ojos.

¡La vida no es estática, es dinámica! Y aferrarse a los recuerdos pasados nos hacen perder cada instante del ahora.

Entre cada uno de ellos se producen unos cambios, y la felicidad radica en adaptarse e ir sobreviviendo a cada segundo diferente cada vez.

Una buena predisposición a ello, nos ayuda a mejorar nuestra vida. Para ello, un cambio en nuestra actitud.

¿Pero cómo logramos esto? ¡Trabajando cada pensamiento negativo! Retirándolo de nuestra mente y enfocandonos hacia los pensamientos positivos que generen una acción y movimiento.

En esa acción y movimiento está la  “clave” para conseguir mover nuestra energía. ¡Esa que nuestras células de nuestro cuerpo han sintetizado para nosotros!

” Utilizarla en movernos, actuar y dejarnos llevar por los momentos…

…Sin quedar atrapados y estancados en un pasado que se fué…”

Cct

Anuncios